Alarmas comunitarias evitan atracos en dos zonas de Ambato

0

BOLETÍN DE PRENSA 157

11/04/2017

Ambato, 11 de abril.- Las alarmas comunitarias de los sectores de La Alborada y Ficoa evitaron que presuntos criminales vulneren el bienestar de los habitantes. La seguridad ciudadana es uno de los temas primordiales en el Plan de Trabajo de la actual administración.

 

Jenny Lara, representante de la ciudadela “La Alborada”, manifestó que hace 7 meses adquirieron la alarma comunitaria y es la tercera vez que la usan con éxito. El último reporte fue por intento de robo donde dos ciudadanos, el dueño de la casa y el guardia, fueron agredidos físicamente sin gravedad y los malhechores no culminaron el acto delictivo.

“A las dos de la madrugada un vecino se percató del hecho criminal y activó la alarma, inmediatamente los moradores prendieron las luces de sus hogares y luego de cerciorarse sobre qué ocurrió y quién fue la víctima, llamaron al ECU911 para que la policía comunitaria los asista”, añadió Lara.

La alarma, a decir de Galo Sandoval, jefe operativo del Consejo Municipal de Seguridad Ciudadana de Ambato, Comseca, se usa como un método disuasivo para que los delincuentes huyan y no culminen el acto delictivo, como también ocurrió en Ficoa, donde un morador activó el aparato y se envió un mensaje de texto a los números de celulares de los moradores, indicándoles qué pasó y quién fue el que activó el mismo, para que el ECU911 acudiera a su llamado.

El sistema de seguridad no es simplemente la instalación de tecnología in situ, pues detrás de ello, existe una directiva comunitaria que coordina con los funcionarios de la institución para que ellos analicen cuál es el mecanismo más apropiado para cubrir el territorio de acuerdo a sus necesidades. Así mismo, los expertos capacitan técnicamente a la ciudadanía para que se integre como un equipo barrial de seguridad y así salvaguardar su integridad con acciones solidarias que permitan la organización y convivencia pacífica, indicó Sandoval.

El jefe operativo comentó que desde el año 2015 hasta el 2016 se colocaron 78 alarmas comunitarias en diferentes sectores del cantón y durante el 2017 se instalarán 75 más. Cada sistema de alarma estándar cuesta 1 mil 800 dólares, de los cuales 1 mil 500 dólares aporta el Municipio; y en los barrios rurales que necesitan un sistema completo de seguridad se invierte 3 mil dólares por cada alarma, de los cuales la mitad le corresponde a la comunidad solventar económicamente. (NBG)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartir:

Opinar