Aníbal Villacís

0

ANÍBAL VILLACÍS   Otro de los grandes y connotados artistas plásticos ambateños fue Aníbal Villacís, que nació en el año 1927, demostrando desde niño sus grandes aptitudes artísticas, huérfano de madre desde su infancia, su vida estuvo marcada por el sufrimiento de su pronta orfandad.- Con el paso del tiempo y pese a su juventud

ANÍBAL VILLACÍS

 

Otro de los grandes y connotados artistas plásticos ambateños fue Aníbal Villacís, que nació en el año 1927, demostrando desde niño sus grandes aptitudes artísticas, huérfano de madre desde su infancia, su vida estuvo marcada por el sufrimiento de su pronta orfandad.- Con el paso del tiempo y pese a su juventud su primera exposición fue en el Municipio de Ambato, donde el presidente Velasco Ibarra, se hizo presente admirando sus pinturas sobre tauromaquia, sugiriéndole al Ministro de Educación de ese entonces que se le otorgue una beca porque tiene “ oro en sus manos “, es así como consigue viajar a Francia y luego a España, en donde se estableció cerca de 10 años, tuvo ocasión de mantener amistad con varios toreros entre ellos, Luis Miguel Dominguín, compadre de Picasso quien le había ofrecido a Villacís, un contrato para que pudiera retratar al famoso pintor, con esa oportunidad y en el ocupado horario de Picasso, se dió un lapso de tiempo y lo pintó con facilidad y agilidad, logrando las felicitaciones del afamado pintor, continúo pintando retratos de otras personalidades como del torero Manolete, así como de escritores de renombre.

Aprovechó su larga temporada en Europa, sin embargo en su tránsito por España obtuvo las herramientas necesarias que lo llevarían hacia su obra fundamental el precolombismo, por eso según criterio del Dr. Marco Antonio Rodríguez, ex presidente de la Casa de la Cultura Benjamín Carrión, Villacís integró a nuestros orígenes el “ barroquismo, la suntuosidad de la plata y el oro “, aprovechados para la pintura las superficies asediadas de materia, las telas empastadas “.

Según el artista Villacís, el arte precolombino es usar “ la moneda antigua para hacer la moderna “, por eso parece que las antiguas vasijas de barro se trasladaran hacia la pintura como el cuadro “ Entonación de arcilla “, pintado en 1972, con el que ganó el primer lugar en el concurso latinoamericano de pintura, esta obra encierra la simbología ancestral; admiró los altares de las iglesias coloniales por el pan de oro que los recubre, esto le inspiró para ampliar esta estética en sus cuadros. Falleció en Quito, el año 2012, dejando un legado de arte al país.

 

 

 

 

 

Compartir:

Opinar