Avenida Cordillera del Cóndor, más que una vía

0

BOLETÍN DE PRENSA 183

02/05/2017

Ambato, 02 de mayo.- Al recorrer la otra cara de la avenida Cordillera del Cóndor, una infraestructura de 300 metros de longitud con 4 carriles, jamás imaginé que esta zona permaneció por casi 60 años como un terreno baldío, agobiado de maleza y basura, carente de alcantarillado, agua potable, vías de acceso y transporte, donde transitaron cientos de ciudadanos, ya casi acostumbrados a esta penosa realidad.

María López, una fiel testigo del deterioro del sitio, contó que durante 8 años pasó sus días entre acequias y delincuencia. “Los matorrales fueron los escondites de muchos malhechores, por lo que era inseguro habitar allí”.

¡Y tan sólo pensar que a 10 minutos de este sitio, viven otras personas que cuentan con los servicios necesarios!, era un lamentable hecho que rondaba la mente de Luis Amoroso Mora, el “Alcalde del Pueblo”, quien puso punto final a este panorama y en menos de un año solventó las necesidades de su gente al construir aceras, bordillos, rellenos, muros de contención, pasamanos de acero, áreas verdes e instalar servicios de agua potable y alcantarillado, con una inversión de 447 mil dólares.

En una esquina, en las avenidas Real Audiencia y Cordillera del Cóndor, yace la tienda de víveres de doña Elena Núñez, quien vive en el lugar hace 18 años. Mientras conversaba con una clienta, se veía en su faz una plácida expresión y a la vez pasiva, como si se sintiera augusta en su hogar, y ¡cómo no! si a su alrededor tiene una vía en excelentes condiciones que mejoran la imagen. Al acercarme y entre sonrisas, me comentó que los vecinos están contentos con la nueva obra municipal, ya que después de tantos años de espera, resurgió la esperanza. “El desarrollo socio urbano del cantón por fin llegó a nuestros hogares y ahora sí nos sentimos en casa”, expresó.

Siguiendo mi recorrido, me encontré con Ángel Galarza, quien habita en el barrio por más de 40 años. Sin dudarlo, aseguró estar complacido con la nueva arteria vial, pues su entorno presenta una imagen renovada, por lo que aprovechó para sacar su bicicleta y circular tranquilamente por la nueva Av. Cordillera del Cóndor.

Parecía que las historias ciudadanas se acercarán a mí y es allí cuando dialogué con Fernando Sánchez, quien reside desde hace dos años en el lugar y con su dedo índice me mostró la mecánica en la que labora y que, gracias a los arreglos en la avenida, considera que incrementará sus ingresos por la afluencia de vehículos que transitarán en la calzada.

Pero para Sánchez no todo es “color de rosas”, pues cree que con las mejoras cancelará más en el pago de sus impuestos. Sin embargo, le faltó reflexionar que contribuir con estos rubros ¡sí que vale la pena!, pues la plusvalía de su terreno aumenta y con ella sus ingresos posteriores.

Ahora me alejo de este lugar, pero me llevo la experiencia de la gente que vive esa realidad y me di cuenta que una vía es más que una infraestructura, es el desarrollo ordenado y el progreso integral de una ciudad. Sin lugar a dudas, Ambato se transforma y eso ya no es un sueño, es un hecho. (NBG/AJF)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Compartir:

Opinar