Control permanente en los procesos de construcción

0

Ambato, 28 de abril.- El GAD Municipalidad de Ambato, controla y concede los permisos de construcción a quienes realicen edificaciones que cumplan con la Norma Ecuatoriana de Construcción (NEC). Esto, con el objetivo de establecer una ciudad ordenada, planificada y segura, que precautele el bienestar de sus habitantes, así lo explica Mauricio Villacreses, director del Departamento de Gestión Territorial del cabildo.

_MG_4764

El alcalde de Ambato, Luis Amoroso Mora, durante la sesión ordinaria del Consejo provincial de Tungurahua, expuso ante los alcaldes de las provincias y el prefecto provincial, la necesidad de que los municipios controlen sobre todo el cumplimiento de las normas que permitan edificaciones sismo resistentes, para evitar lo ocurrido luego del terremoto de 7.8 grados que afectó al país, el pasado sábado 16 de abril.

“Es necesario flexibilizar los procesos burocráticos para la autorización de los permisos de construcción y centrar la mirada desde los Gobiernos Autónomos Descentralizados, en el cumplimiento de las normas que permitan que todas las edificaciones, incluidas aquellas que poseen apenas un piso, sean sismo resistentes”, considera el alcalde.

De su parte, Villacreses señala que en el Plan de Ordenamiento Territorial consta la normativa para la aprobación de cualquier proyecto de edificación. “Se aprueban los planos arquitectónicos, estructurales y en construcciones mayores a 1.000 metros cuadrados, las ingenierías eléctricas y sanitarias. Se han venido controlando permanentemente estos parámetros”, añade el funcionario.

Los proyectos que no cumplen con la NEC, son devueltos para que el ingeniero responsable realice las correcciones respectivas. “La responsabilidad de la edificación está en manos del ingeniero estructural y de la dirección técnica para garantizar la estabilidad de la edificación. Es recurrente que, a pesar de los controles permanentes que realiza la municipalidad, el ciudadano no construya en base a los planos aprobados, ni con la guía técnica de un profesional, sino que suele dejar la obra en manos de un albañil, lo cual no es técnicamente aconsejable”, indica Villacreses.

El nuevo proceso de aprobación de planos del GADMA, acorta tiempos para que las edificaciones cumplan con la normativa técnica y de seguridad constructiva. Por ejemplo, los proyectos grandes que requerían cerca de 60 días de tramitación, ahora se resuelven en un periodo de 15 días.

En cuanto al control urbano, el director de esta unidad, Carlos Carrillo, manifiesta que de forma permanente se realizan las inspecciones aleatorias en las edificaciones levantadas en la ciudad y que se intensifican en aquellas que no cumplen con lo establecido. “La idea no es multar, nos interesa que la gente construya con la legalidad del caso y realice correctamente todo el proceso”, dice.

 “Existe una mayor observación de los problemas sísmicos que puedan ocasionarse dentro de la construcción, ya que vivimos en una zona de alta vulnerabilidad sísmica”, subraya Carrillo.

En tanto, Fabián Arias, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Tungurahua, reflexiona que tras el último sismo, es evidente que la mala construcción es uno de los factores que más consecuencias genera, por lo que el hacer que la normativa se respete, es fundamental para garantizar la seguridad de la población.

“Estas lecciones son tristes porque vemos el dolor de muchas personas y son momentos para tomar conciencia de cómo se deben hacer las cosas en materia de construcción; sólo ahí vamos a dormir tranquilos sabiendo que nuestras edificaciones son seguras”, finaliza Mauricio Villacreses.

Compartir:

Opinar