El Peral ahora brinda servicio a bebés con discapacidad

0

Ambato, 18 de agosto.- Damaris Suárez de año y medio de edad nació con síndrome de Down. Este trastorno congénito retrasa su proceso de desarrollo psicomotriz y, por la misma razón necesita de cuidados y terapias especializadas que le permitan mejorar su calidad de vida; servicios que en el sector privado, bordean los 300 dólares al mes.  

_MG_1980

Pensando en los niños, de 0 meses a 3 años, que poseen estas discapacidades y sus padres no tienen los recursos económicos para atenderlos de manera adecuada,  el alcalde de Ambato, Luis Amoroso Mora, dispuso que en el Centro Inclusivo de Discapacidades “El Peral” se brinde gratuitamente un servicio de calidad con profesionales especializados en el área médica.

Gracias a esta iniciativa social, 15 bebés con distintas discapacidades como el síndrome de Down, autismo, parálisis cerebral y retraso en lenguaje, se atienden en las modernas salas multisensoriales del lugar y, además, reciben terapia física, hidroterapia, musicoterapia, estimulación temprana, y actividades formativas y recreativas, lo que les ha permitido acelerar su desarrollo físico motriz e intelectual.

“El Peral se ha fortalecido en los últimos meses no sólo por la inauguración de las aulas multisensoriales, sino porque se han integrado nuevos profesionales para atender con servicios de calidad a los bebés. En años anteriores se daba ayuda y terapia a personas con discapacidad pero no se tomaba en cuenta a la población de 0 meses a 3 años, situación que actualmente estamos solventando con mucha calidez y amor”, explicó Gabriela Rodríguez, directora de Desarrollo Social y Economía Solidaria del GAD Municipalidad de Ambato.

Si usted desea adquirir gratuitamente estos servicios, puede acercarse a las instalaciones del centro inclusivo, ubicado en el sector de Ficoa (Puente de la Delicia por el Paseo Ecológico) de lunes a viernes, de 08h00 a 12h30 y 13h00, indicó la Directora.

Según  fuentes médicas, el síndrome de Down afecta a 1 de cada 650  nacidos vivos y se asocia, principalmente, con la edad materna avanzada.

“Las capacidades que tengamos, pongamos al servicio de los demás; dejemos esa huella en la sociedad. Entendámonos entre seres humanos, comprendamos las circunstancias de la discapacidad en la vida, crezcamos juntos y respetémonos”, expresó el Burgomaestre. (AJF/NBG)

 

Compartir:

Opinar