Niños de CIBV de Ambato avivan la magia de la Navidad en sus corazones

0

  Alza su mirada al cielo, parece que pidiera un deseo al infinito; sus manos no pueden estar quietas y sujeta fuertemente a su carrito de juguete. Fija su atención en los adornos, colores, dulces que adornan su entorno y ansía disfrutar las bondades de la navidad. Se trata de Juan Rosero, un pequeño de

 

Alza su mirada al cielo, parece que pidiera un deseo al infinito; sus manos no pueden estar quietas y sujeta fuertemente a su carrito de juguete. Fija su atención en los adornos, colores, dulces que adornan su entorno y ansía disfrutar las bondades de la navidad. Se trata de Juan Rosero, un pequeño de tres años del Centro Infantil del Buen Vivir (CIBV) Simón Bolívar I, que esperó junto con otros 369 niños disfrutar de un agasajo navideño organizado por el GADMA.

 

Su objetivo es que a través de dinámicas, juegos y regalos, entre otros, los niños y niñas de los CIBV de los mercados Modelo, Central, Urbina, América, Artesanal, La Merced, Simón Bolívar II y II, entre otros, vivan en plenitud momentos de alegría, paz, compañerismo y solidaridad.

 

Entre las actividades, sobresalió una coreografía grupal que realizaron los infantes en compañía de los personajes representativos del GADMA: Alfita, Morita, Guaytambito, Gadmi, Mini, Papá Noel, Mimo y Semáforo Turbo. “Uvitas por aquí, uvitas por allá…”, cantaron los niños en la Explanada de la Municipalidad.

 

Para ellos, la mejor diversión estuvo con los trucos del malabarista, quién iba de un sitio a otro haciendo trucos para los pequeños. Juegos inflables distribuidos alrededor del lugar permitieron además a los infantes saltar incansablemente con mucha alegría y diversión.

 

¡Yo quiero uno!, ¡me encantan los dulces!, decían entre sonrisas los niños al momento de recibir fundas de caramelos y juguetes por parte de la Sra. Sylvia Garcés de Amoroso, Presidenta del Voluntariado Por Ambato Tierrita Linda.

 

“Este es uno de los mejores días para mi. Hace tiempos que no jugaba y bailaba tanto. Estoy muy contento porque han traído muchas cosas lindas para nosotros. Gracias al Alcalde por permitirnos pasar así de divertida la navidad y darnos golosinas”, expresó Mateo Silva de 10 años, mientras sujetaba con cariño la mano de la esposa del Sr. Alcalde.

 

Los chiquillos se impregnaron del aroma mágico de navidad y sintieron una brisa diferente llena de esperanza y amor. En aquel ambiente se vivió el instante más feliz de todos. ¡Que viva la navidad!; ¡que viva la Tierrita Linda!, exclamaron pequeños y grandes al finalizar el evento.

 

{gallery}images/2015/diciembre/agasajo{/gallery}

Compartir:

Opinar