Parque del Automovilismo: homenaje a nuestra leyenda

0

Ambato 16 de mayo.- Ambato es tierra de escritores pero también de pilotos y de una afición  que ha convertido en tradición la práctica del deporte tuerca. La municipalidad construyó un espacio físico para reconocer esa pasión y a uno de sus máximos exponentes. 

auto-loco

Se trata del Parque del Automovilismo, en honor a Luis “Loco” Larrea, ciudadano tungurahuense y gloria de esta disciplina en la provincia y en el país, quién ganó la “Vuelta al Ecuador” en tres ocasiones en los años 1955, 1957 y 1960 y en su extensa carrera deportiva de 34 años, participó en casi 300 competencias nacionales e internacionales, acompañado de su copiloto Carlos Minda.

El parque está ubicado en la Av. Rodrigo Pachano y Av. Los Guaytambos, sector de Atocha-Ficoa, al norte de la ciudad y cuenta con la estatua en tamaño real del ídolo de las carreras automovilísticas, con una réplica del volvo 122 utilizado por Larrea en los años 1965-1968, además se ubicaron placas con los nombres de las tripulaciones tungurahuenses que lograron campeonatos nacionales, provinciales y triunfadores de las Vueltas al Ecuador.

“Mencionar a Luis Larrea, es hablar del padre del automovilismo tungurahuense y ecuatoriano. Nuestro homenaje permanente al gran piloto cristalizado en este parque que plasma cada grito de emoción que provocaron las competencias de nuestro “Loco” y ahora será el nuevo templo de las glorias alcanzadas en el automovilismo”, expresó el alcalde de Ambato, Luis Amoroso Mora, en la inauguración del evento, realizada la mañana del domingo 15 de mayo de 2016, con la presencia de más de 500 personas aficionadas al deporte tuerca.

Como parte del acto, el alcalde recibió el eterno agradecimiento de los hijos, nietos y familiares de Luis Larrea. De igual manera, Alfonso David Caicedo, por la propagación del automovilismo. “El Loco Larrea donde corría ganaba, pues era un romántico persistente de este deporte”, indicó  Caicedo.

De otro lado, Luis Enrique Larrea Tinajero, hijo del legendario corredor, recordó a su padre como un hombre sensible y apasionado por su intensa afición deportiva. “Su don era ser bondadoso, auténtico y entregado a la gente; una de las cosas que tenía de bueno, es que hacía muchos amigos y decía siempre que las carreras no se ganan con el pie derecho, sino con la cabeza”, dijo.

El sonido de los motores siempre atrajo a los pilotos. Cerca de 400 personalidades del mundo tuerca como dirigentes, mecánicos, patrocinadores, amantes del automovilismo y demás, participaron también en este acontecimiento. Paralelamente, se exhibieron autos clásicos e históricos de la época de gloria del “Loco” Larrea.

Sin duda, el parque del Automovilismo será un símbolo para todas las generaciones que se inicien en esta disciplina, finalizó Luis Amoroso. “Se dice que son los sabios y los locos los que evolucionan el mundo y nuestro querido Luis Larrea brilló en el automovilismo;  fue, es y será un orgullo para los ambateños. El deporte tuerca tiene que seguir fundamentándose cada día más porque Ambato siempre será la ciudad tuerca”.  (AJ)

Compartir:

Opinar