¡Que empiece la FFF! Bienvenidos a las Plazas y Mercados Municipales

0

BOLETÍN DE PRENSA 0085

23/02/2017

Ambato, 23 de febrero.- Los mercados y plazas de Ambato son una verdadera tradición. En la ciudad todos estos espacios, ubicados en su mayoría en el centro de la urbe, tienen una variedad gastronómica y conocer su historia reflejada en cada uno de los pasillos, es una opción novedosa y única para los turistas nacionales y extranjeros que buscan experiencias diferentes durante la celebración de la Fiesta de la Fruta y de las Flores, FFF.  

 

Las comerciantes saben cómo tratar a sus clientes y desde que ingresan a la zona de comida ofertan sus platos típicos con simpáticos piropos: “Venga mi bonito, mi reycito, mi caserito”, dicen. Para deleite de los comensales, la Red de Plazas y Mercados Municipales complace a los paladares más exigentes al ofrecerles llapingachos, hornados, comida costeña, empanadas de verde con café negro, jugos, mote con mapahuira (grasa de cerdo), secos de pollo y de carne, pan de Pinllo, entre otros.

Diariamente los estudiantes de los colegios y universidades hacen una parada en los mercados para tomarse un jugo (levanta muertos)  de 1 dólar o para comer una empanada de verde con café negro a solo 0,50 centavos de dólar. Eso sí, nadie se va con el estómago vacío y la sonrisa en el rostro.

La variedad en productos y la limpieza de los lugares hacen que los consumidores prefieran comprar en aquellos sitios populares. Además, las plazas y mercados ofertan un sinfín de artículos como ropa, calzado artesanal, mueblería y demás a precios módicos.

Pero si hablamos de progreso, destaca el Mercado Modelo, localizado en el centro de Ambato. Se dice que al principio del siglo XIX, la tradicional feria de los lunes se realizaba en la Plaza 10 de agosto, frente al Colegio Bolívar, donde hoy yace el Parque Cevallos. Allí los agricultores y artesanos de Quisapincha, de Ambatillo y de otros sectores, comercializaban sus productos; posteriormente esta actividad se trasladó a la Plaza Gran Colombia.

Cerca de la zona se encontraba la estación del ferrocarril, exactamente donde existe la Empresa Eléctrica, por esa razón la primera cooperativa de taxis de Ambato, Cooperativa Gran Colombia No.8 estacionó sus unidades junto a esa Plaza.

Luego del terremoto de 1949, en el período de la administración municipal de Neptalí Sancho, allá por los años 50, se edificó con piedras de Pishilata el Mercado Modelo como símbolo de progreso y comercio.

En su interior, la primera planta se muestra colorida por la venta de frutas y verduras, casi como un adorno natural; a su alrededor se comercializan quesos, manteca, mariscos y abarrotes.

La segunda planta oferta varios productos y cuenta con un patio de comidas donde se venden los jugos de “Doña Blanquita” quien cuenta que su madre, Blanca Salazar, fue una de las fundadoras del lugar pues vendía, en esa entonces, limonada y jugo de tamarindo en baldes.

Quienes deseen curarse del espanto, deben subir un piso más a la sección de hierbas medicinales, famosa entre la población porque muestra  en vivo a las “matronas” realizando el tradicional ritual de “la limpia y mal ojo”; quien lo experimenta no puede abandonar el lugar sin antes adquirir una caja de chuchuguaza para la artritis, manteca de burro ideal para la tos y el asma; y otros tantos productos naturales.

Recorrerlo es también sentir un aire de nostalgia y ambateñidad. (AJF)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Compartir:

Opinar