Quinta Atocha de Juan León Mera

0

Luego de atravesar una pesada puerta de hierro, se puede ver la casona rodeada de amplios jardines y un patio central. Desde allí observamos la exuberante flora con más de 250 especies vegetales nativas, introducidas y endémicas.

FOTOGRAFIA-22

Luego de atravesar una pesada puerta de hierro, se puede ver la casona rodeada de amplios jardines y un patio central. Desde allí observamos la exuberante flora con más de 250 especies vegetales nativas, introducidas y endémicas.

Las frescas galerías interiores a través de varias figuras de cera se recrean la vida que hubo al interior, entre ellas la de Don Juan León Mera, dueño de la Quinta Atocha donde también se muestra una réplica del manuscrito original del Himno Nacional del Ecuador. Los muebles antiguos, las pinturas, los candelabros y las fotografías adornan las salas y las paredes y los pasillos recrean la conexión con todas las habitaciones.

Los largos senderos invitan a caminar por las cinco hectáreas que rodean a la edificación, la vegetación que está junto al río Ambato son especies traídas del oriente ecuatoriano. En la playa aún se ve el tronco de un eucalipto gigante, cuyas semillas fueron donadas por el Presidente Gabriel García Moreno en 1865.

Llegar a la Quinta Atocha, al norte de Ambato, es reconfortante porque se encuentra un ambiente de paz, tranquilidad y se descubre un importante espacio de nuestra historia. Las aves y las mariposas deambulan con toda libertad, allí persiste la sensación del tiempo detenido en su marcha.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartir:

Opinar