“Una Nueva Vida Con Amor”, proyecto que cambia vidas

0

Ambato, 16 de agosto.- El alcalde de Ambato, Luis Amoroso Mora, consciente del alto índice de alcoholismo en personas desprotegidas de la sociedad, empezó con una importante labor social en el cantón a través del proyecto “Una Nueva Vida Con Amor”, que consiste en ubicar a los indigentes con vicios severos en un lugar adecuado de recuperación para que reciban la ayuda necesaria con servicios médicos y terapéuticos y, después de un proceso de rehabilitación, lleven una vida libre, sana y digna.

cambiando-2 (1)

 

Este programa de rehabilitación gratuito requiere del internamiento de los pacientes que deseen recuperarse voluntariamente por el lapso de tres a seis meses, dependiendo de su evolución y se desarrolla en el Albergue Municipal de la parroquia Santa Rosa, que cuenta con todos los servicios para la recuperación, así como tecnología y profesionalismo.

Incluye alimentación, estadía, atención psicológica, psiquiátrica de ser necesaria, médica, terapias vivenciales, ocupacionales y espirituales, a la par se realizan charlas motivadoras individuales, grupales, de pareja y familiares, en la perspectiva de contrarrestar de manera definitiva los problemas de alcoholismo en las personas tratadas y en su entorno, comentó la directora de Desarrollo Social y Economía Solidaria del GADMA, Gabriela Rodríguez.

“El uso y consumo indebido de estas sustancias se ha incrementado de forma alarmante en el cantón, constituyéndose en un grave problema que afecta a la salud mental y genera consecuencias a nivel personal, familiar, comunitario y social, impidiendo al sujeto desarrollarse y vincularse de forma saludable y activa. Es oportuno tratar estas situaciones de forma integral porque cambiar vidas es una de las prioridades para la actual administración municipal”, consideró la Directora.

El programa arrancó hace cinco meses como plan piloto y a la fecha, ha beneficiado a 10 personas que durante muchos años consumieron alcohol como es el caso de Erick Vargas de 18 años, quien se encontraba desvalido, con mala salud y problemas familiares.

“Desde muy temprana edad empecé a tener vicios y después no pude parar. Mi familia no podía ayudarme a rehabilitarme porque no poseían los recursos económicos, pero las personas del GADMA lo hicieron con mucho amor. Son más de tres meses que llevo en el Centro y me siento tranquilo, seguro y distinto, incluso, estoy ayudando a mis compañeros con el programa. Pienso que mi esperanza vuelve a surgir y quiero dejar por completo mis adicciones porque anhelo estudiar, trabajar, tener una familia y ser un hombre de bien. Gracias al Alcalde por ser gestor de ayudas de tal magnitud”, expresó el joven.

La inauguración oficial del centro de rehabilitación se realizará el próximo 16 de septiembre con la presencia del Alcalde, directores municipales, concejales y la ciudadanía, quienes serán testigos in situ de cómo estas valiosas vidas se transformaron paulatinamente gracias al esfuerzo de la Municipalidad de sacarlos adelante y a sus ganas de ser alguien mejor.

Según el Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (Consep), la edad promedio en la que los menores consumen algún tipo de droga es de 14,3 años. En una investigación realizada en el año 2005, se reveló que los adolescentes tenían su primer contacto con estupefacientes a los 13,8 años. (AJF)

 

 

 

 

 

 

Compartir:

Opinar